Entrevista a Graciela Ocaña

Entrevista a Graciela Ocaña

“Hay muchas mujeres valientes contra la corrupción”

El universo de Graciela Ocaña. Fue una de las políticas más destacadas de 2017. Dice que hay que pelear en el Congreso por los jubilados y apoya las prisiones preventivas. Perfil de una luchadora.
mev

 

Ocaña es una rara avis de la política argentina. A pesar de su protagonismo como cabeza de lista en la última elección, ella no habla de lo que no sabe, ni promete lo que no puede cumplir. 2017 es el año de la “hormiguita”.

Hay dirigentes que pasaron de un espacio político a otro y sufrieron por eso críticas impiadosas, pero no sucedió en tu caso. ¿A que lo atribuís?

La gente sabe que no hay oportunismo. Cuando acompañé al kirchnerismo desde el PAMI en 2004, lo hice con total convicción y, cuando no lo pude hacer, me fui. Estuve tres años en mi casa sin ocupar ningún cargo público, busqué trabajo como cualquier ciudadano, y eso la sociedad lo valora. No he vivido de la política, lo hago porque me apasiona y creo que desde el Estado se puede transformar la vida de la gente, mejorarla.


¿Cuál es tu balance personal del año?

Ha sido un año muy bueno, tenemos salud. Desde la muerte de mi hermano valoro lo importante.


¿La muerte de tu hermano te mostró que no eras eterna?

Exacto. A mí y a mi familia. En 2016 mi marido tuvo que afrontar unas cuestiones de salud complicadas. Valoré mucho la oportunidad que me dio María Eugenia de integrarme al equipo de Cambiemos en la Provincia y de compartir con ella temas de salud y de tercera edad. Es un mimo de la sociedad y al corazón, todos me reconocen.


Tu hermano era empleado del Congreso Nacional desde que volvió la democracia. Cuando se enfermó de cáncer, ¿la obra social no le dio un medicamento oncológico por orden de Amado Boudou?

Sí, mi hermano trabajaba en el Congreso desde 1984 y necesitaba un medicamento oncológico especial. Tenía un linfoma Hodgkin, una enfermedad que con las consultas a tiempo puede revertirse. Mi hermano no lo hizo a tiempo, por mala evaluación médica y se le transformó en un linfoma resistente. Consultamos a Alemania sobre un medicamento que daba muy buenos resultados. Algunas obras sociales lo cubrían, si bien no estaba incluido en el PMO (Programa Médico Obligatorio) ofrecimos pagar la mitad del medicamento. La obra social del Congreso la maneja un año el Senado y otro año Diputados, ese año la manejaba el Senado y Amado Boudou era el presidente. Yo se le planteé a Julián Domínguez, Presidente de la Cámara de Diputados, me dijo que no habría problemas. Pero a los pocos días me llamó y me dijo “no se lo van a dar, Boudou no lo va a autorizar porque es tu hermano, yo te ofrezco dárselo con subsidio”. Yo le dije que no, porque no correspondía. Hicimos un amparo judicial y lo conseguimos.


¿Boudou sabía que tu hermano padecía una enfermedad gravísima y le negó la posibilidad de vivir?

Sí. No podés castigar a alguien así, si lo hubiese hecho conmigo quizás lo entendía, pero con mi hermano no. Es un acto de insensibilidad, de crueldad, de maldad. Muestra a una persona que no tiene valores. Y eso lo llevó a defraudar el Estado, a los muchos argentinos que lo votaron. Y habla de una personalidad muy compleja, de las que gustaba rodearse Cristina Kirchner. Es un hijo de puta, una mala persona. Tenía muchas esperanzas de que ese medicamento iba a salvarlo. Yo en ese momento no lo quise contar públicamente.


¿Por qué?

No quería un uso político de ese tema. Boudou se vengaba de mí, a través de mi hermano. Cuando me preguntaron qué había sentido cuando lo detuvieron, dije: “me acordé de mi hermano” y lo conté.


La política es un ámbito de competencia impiadosa. ¿Se puede tener amigos en la política?

Yo no tengo amigos, muchas veces me desilusioné. Hay mucha buena gente pero no tengo una relación de amistad. Mis amigos son otros, de la vida, del trabajo, gente que conozco desde muy joven, de chica.


¿Qué pasó que cambiaste el look y decidiste producirte? Estás cada día más coqueta.

Me di cuenta que es importante. Me parecía que había cierta frivolidad, pero es como dice Mirtha: “si te ven bien te tratan bien, si te ven mal te maltratan”(risas).


Mirtha también dice que hay que agradecer a tres mujeres políticas la lucha contra la corrupción en nuestro país. A Margarita Stolbizer, a Lilita y a vos.

Y a Mariana Zuvic, Paula Oliveto, Silvina Martínez, Laura Alonso: hay muchas mujeres valientes contra la corrupción y en mi equipo también hay muchos hombres valientes.


Lo que pasó en Villa Mascardi es grave: el disparo de la Prefectura a Rafael Nahuel fue por la espalda. ¿Debe asumir el Estado la responsabilidad de esta muerte?

Los que están protestando están violando la Ley también, pero Prefectura tiene que dar explicaciones. Y no es la única verdad la del Estado: se ha comprobado que en la Argentina el Estado se ha equivocado varias veces.


A todos los políticos les gustaría ser Presidente de la Nación , ¿a vos?

Definitivamente no.


¿Por qué?

Yo nunca me imaginé en los lugares a los que llegué. Cuando estuve a cargo del PAMI, de cuatro millones de adultos mayores, fue una responsabilidad enorme. Trabajaba 24 horas sobre 24, dejé de lado todo.


Los jubilados van a cobrar menos de lo que pensaban. ¿Se puede dar marcha atrás en esta decisión?

Con este cálculo que se quiere instrumentar hay un problema de tres meses en los que se verían perjudicados respecto del cálculo futuro. El cálculo no es equivocado, busca la posibilidad de pago y repago de las jubilaciones. En el mundo la gente vive más, y también pasa en la Argentina. La expectativa de vida ha crecido enormemente en los últimos 10 años y va a seguir así por los avances tecnológicos y científicos. Eso hace que todo el sistema sobre el cual la seguridad social se asienta, cambie. Esta discusión se está dando en todo el mundo.


Esos tres meses que no se cobrarían, ¿son inapelables? ¿Hay alguna salida sin que los jubilados pierdan?

Hay que pelear desde el Congreso y plantearlo al ANSES.


¿Vos tenés consciencia de que los jubilados están esperando que vos los defiendas en este tema?

Sí, esta batalla la tenemos que dar todos. Este gobierno ha hecho mucho por los jubilados, y ha decidido pagar una deuda histórica e incluso les dio la oportunidad a los que no habían iniciado juicio de mejorar sus haberes. Yo siempre pregunto en los Centros de jubilados si han recibido la Ley de Reparación y me cuentan muchos que han cobrado incluso 50% más, esto lo hizo este gobierno. Ahora, es cierto también que el sistema con la introducción de la jubilación de las amas de casa de personas que no habían aportado, se ha desfinanciado y lo que se necesita es reponerse. Si en los próximos años no se van poder pagar las jubilaciones, hay que plantearlo seriamente.


Cuando decís “tenemos que pelearlo todos”, ¿quiénes son todos?

En el Congreso, y no solo Cambiemos porque esto también tiene como correlato el acuerdo fiscal con los gobernadores. Hay que seguir trabajando en esa pérdida, que insisto, es una diferencia en el cálculo.


¿Entonces vos pensás que esa pérdida de tres meses se va a subsanar?

Hay que pelear por ello. Hay que discutir un sistema previsional sustentable a largo plazo porque poner parches no sirve.


¿Qué pensás de la posibilidad de jubilarse más tarde?

Es optativo. Hay mucha gente que no se quiere jubilar antes. Ahora es todos a los 70 años.


¿Cualquiera podrá decirle a la empresa “yo quiero trabajar hasta los 70 años”?

Sí, pero no al Estado.


¿Tus temas siguen siendo la salud, los jubilados y la corrupción?

Sí, y desde estos tres ejes voy a trabajar desde el Congreso.


¿Con algún diputado de Cambiemos establecieron una relación de trabajo sobre alguno de estos ejes?

Sí, con Montenegro por ejemplo, vamos a trabajar en reformas que hagan que la Justicia se agilice.


¿Pudiste recomponer tu vínculo con Elisa Carrió?

Yo le tengo mucho respeto y enorme cariño. Fue una gran amiga. No estamos en los mismos ámbitos pero la he visto en campaña. Ella y muchos otros me siguen diciendo hormiguita, dentro y fuera de la política.


¿Cómo vivís los procesamientos de la ex presidenta y las prisiones preventivas a altos funcionarios de los gobiernos kirchneristas?

Hay un cambio en la Justicia porque hay una demanda de la sociedad de que la Justicia actúe, de que se termine con la impunidad. La Justicia, viendo que no se pueden cambiar ciertas leyes, ha tomado la decisión de cambiar la jurisprudencia y eso es importante. No quiero comparar los hechos, pero así fue con el tema de los delitos de lesa humanidad, en 1983 no hubo un cambio normativo pero si hubo una reinterpretación. Sobre el ordenamiento de detenciones y prisiones preventivas estoy más de acuerdo con el criterio que tienen actualmente los jueces que con el que tenían antes.


Las prisiones preventivas se basan, entre otros argumentos, en que los ex funcionarios pueden en libertad entorpecer las causas judiciales.

Exactamente. No sería la primera vez que pase. Y está la figura del arrepentido en muy pocos casos. En una causa de PAMI por defraudación de medicamentos, dos de los procesados tomaron esta figura y eso permitió encontrar a todos los que estaban vendiendo estos medicamentos. Si al juez de la corrupcion brasileña Moro le preguntás por qué funciona la figura del arrepentido, te cuenta que en Brasil los procesos judiciales se cursan con detenidos.


El juez Moro dice cuando se detiene a los acusados, avanzan las causas.

Acá también está pasando eso. Vandenbroele se decidió a ampararse en la figura de arrepentido cuando le dieron prisión preventiva a Boudou.


Publicaste un libro en este año. ¿Necesitabas contar lo que te pasó en el gobierno de Cristina Kirchner?

La impunidad que ha regido en la Argentina desanima al ciudadano común. Quise contar que se pueden dar las batallas y ganarle a la corrupción.


¿Cómo vas a pasar la Navidad?

Con mi marido Juan. Nos ocupamos el uno del otro. Estoy enamorada. No me imagino la vida sin él.

21 diciembre, 2017

Posted In: Entrevistas

Etiquetas: ,

María Laura Santillán
©2016 Sitio Web Oficial de María Laura Santillán - Diseñado & Desarrollado por MOnkey ARt.